7 consejos para mejorar tu conexión Wi-FI


En la actualidad el uso de internet es indispensable y más cuando pasamos largo periodos de tiempo en el hogar. A menudo parece no haber ninguna razón detrás de la caída de la conexiones Wi-Fi. Sin embargo, hay varios escenarios comunes en los que una buena conexión Wi-Fi puede volverse inalcanzable para tus dispositivos. Cuando eso sucede, hay algunas cosas que puedes intentar para que tu Wi-Fi vuelva a funcionar en poco tiempo.

1. Alcance y potencia Insuficiente

Tu punto de acceso inalámbrico va a llegar sólo hasta cierto punto. Cuando accedas a Internet, notarás que la conexión Wi-Fi se inicia y se detiene, probablemente una y otra vez. Por supuesto, a medida que te alejes aún más del router o del módem que suministra la Wi-Fi, tu conexión se detendrá permanentemente.

Puede que tengas un acceso Wi-Fi débil si tu router está dentro de un armario, atascado en un rincón del sótano, a tres habitaciones de distancia, o simplemente está viejo o roto.

La solución puede ser tan simple como acercarse al router o acercar el router a ti. A medida que disminuyes la distancia entre el router y el dispositivo, aumentas las posibilidades de una buena conexión.

Si usas un dispositivo inalámbrico como un teléfono o una tableta, es fácil moverte hacia donde la fuente de la Wi-Fi es más fuerte. Por otro lado, trasladar la PC u otro equipo no siempre es una solución práctica.

Otra opción para mejorar la potencia de la Wi-Fi es considerar la posibilidad de mejorar la antena de tu punto de acceso o de tu computadora, si es posible. Del mismo modo, las redes de malla y los extensores de alcance son otras soluciones comunes a los problemas de alcance de Wi-Fi, pero no necesitas ambos.

2. Interferencias de radio de Wi-Fi

Las señales de radio de varios productos electrónicos de consumo en tu casa o en las proximidades de tu dispositivo y del router pueden interferir con las señales de la red Wi-Fi.

Por ejemplo, los teléfonos inalámbricos, los dispositivos Bluetooth, los abridores de puertas de garaje y los hornos de microondas pueden eliminar una conexión de red Wi-Fi cuando están encendidos.

Por lo tanto, si notas que tu teléfono deja de tener Wi-Fi cuando estás al lado del microondas, es probable que éste sea tu problema. Lo mejor es investigar qué es ese nuevo dispositivo y cómo funciona, ya que la forma en que transmite las señales inalámbricas puede ser lo que interfiere con otros dispositivos de la casa.

Traslada tu equipo de red o (en las redes domésticas) cambia algunos ajustes de la radio Wi-Fi para evitar este problema.

Otra solución, que podría ser más fácil, es apagar los otros dispositivos que podrían estar interfiriendo con Wi-Fi. Si está en la cocina cuando la conexión Wi-Fi se interrumpe, aléjese del microondas o evite usarlo si también necesita usar el teléfono, la laptop u otro dispositivo.

3. La red está sobrecargada 

Tu hardware y tu casa pueden estar perfectamente configurados para acomodar las señales de Wi-Fi y evitar interferencias, pero si hay demasiados dispositivos usando la red, el ancho de banda disponible para cada uno de ellos es limitado.

Cuando cada dispositivo carece de suficiente ancho de banda, los videos dejan de reproducirse, los sitios web no se abren y el dispositivo podría incluso llegar a desconectarse y volver a conectarse de la red, una y otra vez, mientras intenta mantener el suficiente ancho de banda para seguir usando Wi-Fi.

Puedes probar la velocidad de Internet para ver si obtienes las velocidades que te prometieron. Si la prueba muestra una velocidad significativamente más baja que la que pagas a tu proveedor de servicios de Internet, es que hay un problema con tu módem o router o que estás usando demasiados dispositivos en tu red a la vez.

Retira algunos de los dispositivos de la red. Si tu televisor está transmitiendo películas, apágalo. Si alguien está jugando en tu red, haga que se tome un descanso. Si algunas personas están navegando por Facebook en sus teléfonos, pídeles que deshabiliten su conexión Wi-Fi para liberar parte de ese ancho de banda, ya te haces una idea.

Si alguien está descargando archivos en una computadora, ve si puedes usar un programa que admita el control de ancho de banda para que se use menos ancho de banda para ese dispositivo y haya más disponibilidad para tu dispositivo Wi-Fi. En particular, Microsoft OneDrive tiende a usar todo el ancho de banda disponible para la carga cuando sincroniza archivos de gran tamaño, por lo que la pausa temporal de OneDrive podría liberar ancho de banda inmediato para otras personas.

Si tu red sigue siendo más lenta de lo que cree que debería ser y la Wi-Fi no es estable, reinicia tu router. A veces, la memoria del router se llena y necesita ser limpiada para funcionar correctamente.

Si el router necesita reiniciarse a menudo o te encuentras desconectando el módem cada pocos días, es posible que tengas que solicitar un nuevo módem a tu proveedor de servicios de Internet (si te lo proporcionaron) o comprar un nuevo router.

4. Estás usando la red Wi-Fi equivocada

Si dos lugares vecinos tienen redes Wi-Fi no seguras con el mismo nombre (SSID), es posible que tus dispositivos se conecten a la red equivocada sin tu conocimiento.

Esta desviación causa todos los problemas mencionados anteriormente, incluyendo una pérdida momentánea y la reconexión de Wi-Fi al dejar una red y unirse a otra. Además, en este escenario, tus dispositivos inalámbricos perderán la conexión siempre que la red vecina se apague, incluso si tu preferida sigue funcionando.

No sólo eso, sino que si la otra red sufre problemas de ancho de banda, entonces tu dispositivo también podría experimentar estos síntomas, incluso si tu Wi-Fi permanece encendida. Lo más probable es que si la otra ubicación tiene una red abierta, otras personas también la estén usando.

Toma las medidas de seguridad adecuadas para asegurarse de que tus computadoras y otros dispositivos se conecten a la red correcta. También puedes configurar tu teléfono, portátil, tableta, etc. para que dejen de unirse a las redes automáticamente y así evitar que se detecte una Wi-Fi no segura.

También sería prudente, y amable, que le dijeras a tu vecino que debería configurar una contraseña de Wi-Fi (o una red de invitados dedicada pero protegida por contraseña) porque la gente podría estar robando fácilmente tu Wi-Fi.

5. Un controlador o firmware anticuado o que falta

Cada computadora conectada a una red Wi-Fi utiliza un pequeño software llamado controlador del dispositivo. Los enrutadores de red contienen una tecnología relacionada llamada firmware.

Estas piezas de software pueden deteriorarse con el tiempo y causar caídas de la red y otros problemas inalámbricos.

Actualiza el firmware del router a la versión más reciente. Esto no es una tarea común, pero podría ser lo que está sucediendo lo que está causando sus problemas específicos de conexión Wi-Fi.

Considera también la posibilidad de actualizar el controlador de red de tu dispositivo, si éste es compatible con tu dispositivo en particular. Por ejemplo, si el equipo de Windows sigue desconectándose de la Wi-Fi, actualiza los controladores de red.

6. Se han instalado paquetes de software incompatibles

Esta es la razón menos probable de los problemas de conexión a Internet, pero es posible que Wi-Fi falle en un equipo que tenga instalado software incompatible, incluidos parches, servicios y otro software que modifique las capacidades de red del sistema operativo.

Es muy probable que este sea tu problema si notas que el Wi-Fi se cae justo después de una actualización u otra instalación de software. Sin embargo, primero debes solucionar el problema del controlador mencionado anteriormente, ya que es una situación mucho más probable si el software está interfiriendo con la Wi-Fi.

Graba cada vez que instales o actualices software en tu ordenador y prepárate para desinstalar cualquier software incompatible o reinstalar un programa dañado.

Si has probado todo lo anterior y estás seguro de que las caídas de Internet no se deben al hardware o a tu proveedor de servicios de Internet, sino al software, siempre podrás reinstalar el sistema operativo, pero sólo como último recurso. Si estás en un iPhone o Android, también puedes restablecer el software a los valores predeterminados de fábrica.

7. Tu router puede ser malo

Si ninguna de estas estrategias funciona para crear una señal Wi-Fi consistente, es posible que tengas un problema con el router. Ponte en contacto con tu proveedor de servicios inalámbricos; es posible que te proporcionen un sustituto sin cargo. También puedes optar por comprar un nuevo enrutador tú mismo, sólo asegúrate de que sea compatible con tu servicio de Wi-Fi antes de hacerlo.

Comentarios