7 hechos que todos deben conocer sobre la tecnología



En la actualidad, la tecnología se ha vuelto más importante que nunca, afectando profundamente a la cultura, la política y la sociedad. Dado todo el tiempo que pasamos con nuestros smartphones y otros dispositivos electrónicos, es esencial entender los principios que determinan el impacto de la tecnología en nuestras vidas.

Entender la tecnología hoy en día
La tecnología no es una industria, es un método para transformar la cultura y la economía de los sistemas e instituciones existentes. Esto puede ser un poco difícil de entender cuando definimos a la tecnología como un conjunto de productos que se pueden comprar. Pero la tecnología va mucho más allá de los teléfonos que tenemos en nuestras manos, y debemos entender algunos cambios fundamentales en la sociedad si queremos tomar buenas decisiones. Aquí identificamos algunos principios clave que pueden ayudarnos a comprender el lugar que ocupa la tecnología en la cultura. Lo que necesitas saber:

1. La tecnología no es neutral

Una de las cosas más importantes que todos deberían conocer sobre las aplicaciones y servicios que utilizan es que la esencia de los creadores de tecnología está profundamente arraigada en cada botón, cada enlace y en cada icono brillante que vemos. Las decisiones que los desarrolladores de software toman sobre el diseño, la arquitectura, técnica o el modelo de negocio pueden tener genera un profundo impacto en nuestra privacidad, seguridad e incluso en los derechos civiles como usuarios.

Cuando un software nos anima a tomar fotos que son cuadradas en lugar de rectangulares, o a activar un micrófono, o a ser localizables por nuestros padres en cualquier momento, cambia nuestro comportamiento, y cambia nuestras vidas. Todos los cambios en nuestras vidas que ocurren cuando usamos nuevas tecnologías lo hacen de acuerdo a las prioridades y preferencias de quienes las crean.

2. La tecnología no es inevitable

En realidad, los nuevos productos tecnológicos suelen implicar una serie de compensaciones en las que las mejoras en usabilidad o el diseño vienen acompañadas de debilidades como la privacidad y la seguridad. A veces la nueva tecnología es mejor para una comunidad mientras que empeora las cosas para otras. Lo más importante es que el hecho de que una tecnología en particular sea "mejor" de alguna manera no garantiza que sea ampliamente adoptada, o que provoque que otras tecnologías más populares mejoren.
En realidad, los avances tecnológicos dependen mucho de la evolución de la sociedad y las nuevas necesidades.

3. La mayoría de la gente quiere sinceramente hacer el bien con la tecnología

Podemos ser reflexivamente escépticos y críticos de los productos y compañías de tecnología moderna sin tener que creer que la mayoría de las personas que crean tecnología son "malas". Habiendo conocido a decenas de miles de personas en todo el mundo que crean hardware y software, puedo atestiguar que el cliché de que quieren cambiar el mundo para mejor es sincero. Los creadores de tecnología se toman muy en serio el deseo de tener un impacto positivo. Al mismo tiempo, es importante que los que crean tecnología entiendan que las buenas intenciones no les absuelve de ser responsables de las consecuencias negativas de su trabajo, por muy bienintencionadas que sean sus acciones.

Es útil reconocer las buenas intenciones de la mayoría de la gente en la tecnología porque nos permite seguir con esas intenciones y reducir la influencia de aquellos que no tienen buenas intenciones. También es esencial creer que hay una buena intención subyacente en la mayoría de los esfuerzos tecnológicos si queremos hacer a todos responsables de la tecnología que crean.


4. La historia de la tecnología está pobremente documentada y mal entendida

La gente que aprende a crear tecnología, puede generalmente encontrar cada detalle íntimo de cómo fue creado su lenguaje o dispositivo de programación favorito, pero a menudo es casi imposible saber por qué ciertas tecnologías florecieron, o qué pasó con las que no lo hicieron. ¿Por qué tu aplicación favorita tuvo éxito cuando otras no lo tuvieron? ¿Qué intentos fallidos se hicieron antes para crear este tipo de aplicaciones? ¿Qué problemas encontraron esas aplicaciones o qué problemas causaron?

Todas estas preguntas se pasan por alto, se silencian o a veces se responden deliberadamente de forma incorrecta, en favor de la construcción de una historia de progreso elegante.  Ahora bien, esto no es algo exclusivo de la tecnología - casi todas las industrias pueden señalar problemas similares. Pero esa visión ahistórica del mundo de la tecnología puede tener graves consecuencias cuando los creadores de tecnología de hoy en día no pueden aprender de los que les precedieron, aunque quieran hacerlo.

5. La educación tecnológica no incluye entrenamiento ético

En disciplinas maduras como el derecho o la medicina, a menudo vemos siglos de aprendizaje incorporado en el currículo profesional, con requisitos explícitos para la educación ética. Ahora bien, eso difícilmente impide que ocurran transgresiones éticas -podemos ver personas poco éticas en posiciones de poder hoy en día que fueron a las mejores escuelas de negocios que orgullosamente pregonan sus elaborados programas de ética. Lo que es más importante, asegura que aquellos que quieren hacer lo correcto y hacer su trabajo de manera ética tengan una base firme sobre la cual construir.

Todavía hay muy pocos programas dirigidos a mejorar el conocimiento ético de aquellos que ya están en la fuerza de trabajo; la educación continua está enfocada en gran medida a la adquisición de nuevas habilidades técnicas más que a las sociales. No hay una solución milagrosa para este problema; es demasiado simplista pensar que el hecho de llevar a los informáticos a una colaboración más estrecha con las carreras de artes liberales abordará significativamente estas preocupaciones éticas. Pero está claro que los tecnólogos tendrán que adquirir rápidamente fluidez en las preocupaciones éticas si quieren seguir contando con el amplio apoyo del público del que disfrutan actualmente.

6. La tecnología se construye a menudo con una sorprendente ignorancia sobre sus usuarios

En las últimas décadas, la sociedad ha aumentado enormemente su respeto por la industria tecnológica, pero a menudo esto ha resultado en el tratamiento de las personas que crean la tecnología como infalibles. Los creadores de tecnología ahora son tratados regularmente como autoridades en una amplia gama de campos como los medios de comunicación, el trabajo, el transporte, la infraestructura y la política. Pero saber cómo hacer una aplicación para el iPhone no significa que entiendas una industria en la que nunca has trabajado.

Los mejores y más reflexivos creadores de tecnología se comprometen profunda y sinceramente con las comunidades a las que quieren ayudar, para asegurarse de que abordan las necesidades reales en lugar de "perturbar" indiscriminadamente la forma en que funcionan los sistemas establecidos. Pero a veces, las nuevas tecnologías pasan por encima de estas comunidades, y las personas que las crean tienen suficientes recursos financieros y sociales para que las deficiencias de sus enfoques no les impidan perturbar el equilibrio de un ecosistema.

A menudo, los creadores de tecnología tienen suficiente dinero para financiarlos y ni siquiera se dan cuenta de los efectos negativos de las fallas en sus diseños, especialmente si están aislados de las personas afectadas por esas fallas. Para empeorar todo esto están los problemas de inclusión en la industria de la tecnología, lo que significa que muchas de las comunidades más vulnerables tendrán poca o ninguna representación entre los equipos que crean nueva tecnología, lo que impide que esos equipos sean conscientes de las preocupaciones que pueden ser de importancia para los que están al margen.

7. Nunca hay un solo genio creador de tecnología

Una de las representaciones más populares de la innovación tecnológica en la cultura popular sobre el genio que se encuentra en un dormitorio o en un garaje, que se presenta con una innovación revolucionaria. Alimenta la creación de mitos comunes en torno a personas como Steve Jobs, donde un individuo obtiene el crédito por "inventar el iPhone" cuando era el trabajo de miles de personas. En realidad, la tecnología siempre está influenciada por las ideas y los valores de la comunidad en la que se encuentran sus creadores, y casi cada momento de avance está precedido por años o décadas de otros tratando de crear productos similares.

El mito del "creador solitario" es particularmente destructivo porque expone los problemas de exclusión que asolan a la industria tecnológica en general; aquellos genios solitarios que son retratados en los medios de comunicación, rara vez provienen de orígenes tan diversos como las personas de comunidades reales. Aunque los medios de comunicación pueden beneficiarse de la posibilidad de otorgar premios o reconocimientos a individuos, las historias de la creación real son complicadas e involucran a muchas personas. Deberíamos ser poderosamente escépticos ante cualquier narración que indique lo contrario.

Si entendemos estas cosas, podemos cambiar la tecnología para mejor.
Si todo es tan complicado, y tantos puntos importantes sobre la tecnología no son obvios, ¿deberíamos simplemente perder la esperanza? No.

Una vez que conozcamos las fuerzas que dan forma a la tecnología, podemos empezar a impulsar el cambio. Si sabemos que el mayor costo para los gigantes de la tecnología es atraer y contratar programadores, podemos alentar a los programadores a abogar colectivamente por los avances éticos y sociales de sus empleadores. Si sabemos que los inversionistas que impulsan las grandes empresas responden a los riesgos potenciales del mercado, podemos enfatizar que el riesgo de sus inversiones aumenta si apuestan por empresas que actúan de manera perjudicial para la sociedad.
Si entendemos que la mayoría de las empresas de tecnología tienen buenas intenciones, pero carecen del contexto histórico o cultural para asegurar que su impacto sea tan bueno como sus intenciones, podemos asegurar que obtienen el conocimiento necesario para prevenir el daño antes de que ocurra.

Muchos de los que creamos la tecnología, o que amamos las formas en que nos da poder y mejora nuestras vidas, estamos luchando con los muchos efectos negativos que algunas de estas mismas tecnologías están teniendo en la sociedad. Pero quizás si partimos de un conjunto de principios comunes que nos ayuden a entender cómo funciona realmente, podemos empezar a abordar los mayores problemas que esta genera

Comentarios