Es hora de alejar la tecnología de tu dormitorio


¿No puedes dormir? Podrías coger tu teléfono y entrar a Instagram un rato, luego quizás Facebook, y ¿qué de ese blog con fotos graciosas que solías mirar hace algún tiempo, todavía existe? Oh sí, hay como cinco años de actualizaciones aquí, vamos a revisarlo un poco, sólo una página más, y... amaneció.

Si este es tu caso, hay una solución: deja de llevar el teléfono a la cama. Tu tableta también. Las pantallas incandescentes en el dormitorio están destruyendo tu sueño, y la única solución es dejar de usarlas.

Sé que esto suena extremo: amas tu teléfono. Probablemente lo toca con más frecuencia que a tus hijos u otras personas importantes, y sus diversas notificaciones te hacen sentir menos solo. Pero sabes que necesita dormir mejor.

La luz blanca está apagando tu ritmo
Tu cerebro está diseñado para responder a la luz solar. Millones de años de adaptaciones significan que estás químicamente conectado para despertarte cuando el sol sale y dormir cuando vuelve a bajar. La luz artificial está arruinando tu sueño al interrumpir ese ritmo natural.

Tu teléfono emite una luz blanca gigante en la que miras directamente. Hacer eso en la cama, justo antes quedarte dormido, es químicamente preparar a tu cerebro para el fracaso. Hay algunas cosas que puedes hacer al respecto. Las investigaciones muestran que filtrar la luz azul puede ayudar, según The Atlantic:
En 2013, científicos del Instituto Politécnico Rensselaer pidieron a 13 personas que usaran Tablet durante dos horas antes de acostarse. Encontraron que los que usaban las tabletas mientras usaban gafas naranja, que filtran la luz azul, tenían niveles más altos de melatonina que los que usaban las tablets sin gafas protectoras o, como control, con las gafas azules-luz encendidas.

Estos cambios químicos en tu cerebro son reales. Comprar gafas naranja no es necesario, en vez de eso, aplicaciones como Night Shift para iPhone o el modo de noche en Android, ambos desplazan de toda la pantalla las partes azules del espectro, y esto puede ayudarte a dormir.

¿Pero sabes qué es más fácil? No llevar ninguna pantalla brillante a la cama contigo. No tendrás ninguna complicación de iluminación que interfiera con tu química cerebral.


Pero leo libros en mi teléfono
Leer un libro antes de acostarse es una buen hábito, y puede realmente ayudarte a quedarte dormido. Pero leer libros en un aparato brillante no es la mejor idea.

Entiendo el atractivo de leer libros en tu teléfono. Los libros electrónicos son geniales. Puedes marcarlos, buscar rápidamente palabras en el diccionario y sincronizar las notas en el ordenador para futuras consultas. Es impresionante.

Pero no vale la pena sacrificar el sueño por ninguna de estas comodidades. Está el tema de la luz brillante, y está la siempre presente tentación de cambiar de tu libro a otra aplicación. Es mejor evitarlo por completo.

Considera comprar un dispositivo de tinta electrónica como un Kindle para leer en su lugar.
Las pantallas de E-ink se parecen al papel a tus ojos, y mientras que algunas son retroiluminadas, la luz es típicamente suave, y no brilla directo en tus ojos. Aún mejor: los dispositivos e-ink generalmente no ofrecen acceso a las aplicaciones de redes sociales, y sus navegadores web son tan torpes que raramente te sentirás tentado a navegar por la web. Estos dispositivos no te dejarán con muchas tentaciones fuera de la lectura real, que es exactamente por lo que son tan útiles.

Lo mejor de todo, se han vuelto bastante baratos - el Kindle más barato está $60, y probablemente puedes conseguirlo por una fracción de eso con unos pocos clics en Mercadolibre y un poco de negociación. (Sólo no lo confundas con un Kindle Fire, que es una tablet normal con apps y una pantalla retroiluminada).

Pero mi teléfono es mi despertador
Sé lo que estás pensando: sin tu teléfono nunca te despertarás a tiempo, porque usas tu teléfono como despertador. Y tengo una respuesta simple para ti: compra un despertador.
Claro, están pasados de moda. Pero son baratos, funcionan de forma consistente y, lo que es más importante, no te dan acceso a un flujo interminable de información irrelevante para que veas en lugar de quedarte dormido como un ser humano en funcionamiento. Además, por lo general vienen con radio, lo que significa que es una excusa para redescubrir la radio FM. Apuesto a que hay unas cuantas estaciones impresionantes cerca de ti que no conoces.


Deja de llevarte el teléfono a la cama. Conéctalo a un cargador en tu cocina o en tu sala, y luego ve a dormir. 

Comentarios